viernes, 12 de marzo de 2010

¡Olvídenlo! El museo NO se cierra.

Sigue la noticia del museo de la luz en twitter y en facebook.

El bicentenario se ha puesto tan caliente como se va poner. Hubo una noticia, como un crujido loco en el viento. El viento que salvajemente gira alrededor de los festejos, tus festejos, mis festejos.

Una tormenta esta en camino. EL país ronroneara como fiera, excitada, ansiosa; sus movimientos son como la difracción de la luz, tan cautelosos y distrayentes como un tour por un museo de ciencias.

Sólo en ese barrio un museo se vestiría de ciencia para evitar ser visto. O tal vez ser visto es exactamente lo que se tenía en mente cuando se instalaron las exposiciones sobre el fenómeno de la luz en sus diferentes facetas junto al árbol de la ciencia o el vitral del escudo de la universidad de México. Eso es propio de un museo de ciencia: meterse en esos temas para enseñarlo todo y enloquecernos con conocimientos y reflexiones.

Todas las formas de la luz en la ciencia se han manifestado a lo largo de 15 años de trayectoria museística, cien mil visitantes al año. Sabemos que esta funcionando.
Lo sabemos, este museo es una sonrisa silenciosa de la mezcla de cultura, arte y ciencia a través de cada centímetro perfecto de construcción en la calle del Carmen.
Es difícil quitarle los ojos de encima, 20 años de abandono más la reconstrucción por parte de la UNAM más 15 años de éxito. Es simplemente imposible, por eso nosotros indefensos y pequeños lo cuidaremos.

Ellos ríen de manera descarada que solo un muerto podría ignorar. No somos muertos. Y no queremos que esto se quede así.

Ahora, silencio. Nada, sin sonidos, sin aire, sin luz que admirar. Solo el frío y horrible sabor agradable de la esperanza deslizándose lentamente por la zona frontal de mi cerebro. Sólo van a cambiarlo de lugar. Dejen entrar la esperanza a su corazón. No se acabo, el museo no esta perdido, nadie lo ha estropeado. Siempre podrán entrar y tocarlo, en donde quiera que lo reubiquen.

Es un museo no una sala de exposiciones temporales. El museo debe conservarse como es, no lo mires dicen ellos, ignóralo, se inteligente y quédate de mi lado. Estate tranquilo, no hace frio, y no juegues con fuego. Sabes lo que pasa cuando juegas con fuego.

Ustedes, ellos, nunca olviden: tienen la sangre inocente de la ciencia en sus manos y nada, nunca, la va a limpiar.

D.V.N.O.


Sigue la noticia del museo de la luz en twitter y en facebook.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada